Fuerza y voluntad transformadora

El Suterh es hoy una formidable realidad a la vista de todos. Una realidad que fue posible gracias a la confianza y al esfuerzo del conjunto de la familia de los trabajadores de edificios, y a la unidad y a la lealtad que han sido características permanentes de la Agrupación 2 de Octubre.

Desde que llegamos por primera vez a la conducción del Suterh, consagrando con el voto masivo de los afiliados a Pepe Santa María como Secretario General, nuestro impulso inicial no se ha detenido, marcando un camino de crecimiento institucional con hechos concretos y realizaciones que nos han llevado a la situación actual.

Hoy tenemos una organización que es un verdadero motivo de orgullo. Dese 1985 a la fecha el Suterh ha incrementado su patrimonio en más de 200 veces. Hoy mantenemos la firme decisión de seguir mejorando día a día, para brindar a nuestras familias lo mejor en todo. Atendiendo las más diversas necesidades.

Desde la defensa de los intereses gremiales a la capacitación profesional. Desde el cuidado de la salud al turismo social. Para dar solución a los requerimientos de cada compañero y grupo familiar con una mayor eficiencia y mejorar así la calidad de vida del conjunto de los compañeros afiliados. El nuevo Suterh ha ingresado al nuevo milenio con una extraordinaria experiencia que esperamos poder emplear con sabiduría. Hoy, como siempre, nuestro gremio está decidido a construir un futuro mejor.

Un futuro con autodeterminación y dignidad. Con una clara vocación nacional y popular, que encuentra su expresión en el proyecto de nación que se inició en el país, el 25 de mayo de 2003, cuando los argentinos luego de haber atravesado la más brutal crisis económica y social de su historia, comenzamos a vislumbrar, un horizonte posible de crecimiento y bienestar para todos.

Nuestro compromiso y nuestra acción se orientan en ese sentido. Nuestro aporte es continuar con la iniciativa y la energía de siempre, y la fuerza y voluntad transformadora del primer día, para transitar junto a todos los argentinos el camino que nos conduzca definitivamente a hacer efectiva la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación.