La Cultura y el Trabajo

La cultura puede ser el gesto mínimo de un niño en los Valles Calchaquíes o el último tema de Charly o León. Puede ser el rezongo de un bandoneón en el bar del Chino, en Pompeya. O, porque no, un concierto en el Colón.

La cultura es la expresión de los más arraigados hábitos y tradiciones de los pueblos. De sus obras y sus artistas, de sus creencias y sus creadores.

La cultura es el espacio infinito en el que se hunden las raíces ancestrales de los pueblos, pero también el rincón secreto de sus intercambios y confluencias necesarias e imprescindibles para su enriquecimiento permanente.

Es lo local y lo universal. Es la pintura, la música, la artesanía, la escultura, el teatro, el cine, la televisión, la literatura.

Y por supuesto, sus protagonistas. Sus copleros, sus artesanos, sus cantores y compositores, sus intérpretes, sus ídolos y los que sueñan con serlo.

El Suterh, desde hace muchísimos años viene impulsando y promoviendo espacios e iniciativas para que las distintas manifestaciones de la cultura sorteen los obstáculos que nos intenta imponer el mundo mercantilista en el que vivimos y lleguen de forma directa y sin intermediarios a los trabajadores y a sus familias. A los destinatarios de todos nuestros esfuerzos, pero también generadores ellos mismos de una de las culturas más hermosas que dignifican al género humano: la cultura del trabajo.