Caras y Caretas

El compromiso del Suterh con la vida cultural del país un verdadero pilar de la organización gremial. La decisión de relanzar una revista del prestigio y renombre de Caras y Caretas fue un paso decisivo en este sentido. Esta publicación, que nació a fines del siglo XIX, fue conocida como la revista de la patria. Y nuestra intención es que lo siga siendo.

Por eso, cuando encaramos el desafío de su relanzamiento luego de haber transcurrido muchos años desde su última aparición, el propósito que nos animó fue la decisión de poder contar con un medio para analizar cómo éramos ayer y cómo somos hoy. Para contar cuál es la identidad que amasamos entre saqueos, crisis, potencia creativa, dictaduras y democracias inconclusas. Para pensar juntos, a punto de cumplir el Bicentenario de la gesta de mayo de 1810, cuáles son los problemas, las necesidades, las potencialidades, es decir, todo aquello que ayer y hoy nos definió, nos dio esperanzas y nos hizo construir ese pasado, este presente y así soñar otro futuro. Para ampliar los alcances de esta propuesta entendimos que el siguiente paso a dar era el lanzamiento del Centro Cultural Caras y Caretas, como un espacio abierto a las manifestaciones artísticas.

La idea es continuar con la actividad que comenzamos en la Revista Caras y Caretas y crear un ámbito cultural donde se puedan congregar todas las expresiones del campo nacional y popular, sobre todo los jóvenes, que muchas veces no tienen un lugar donde exponer su creatividad. La Casa del Centro Cultural, funciona en un solar que perteneció a la familia del General Belgrano. Sus instalaciones, ubicadas en Venezuela 370, se han convertido en muy poco tiempo, en uno de los espacios más dinámicos de la ciudad en materia de difusión cultural. La posibilidad de poder concretar los sueños tiene mucho que ver con la posibilidad de reconstruir nuestro país.